Vivir en paz y tranquilo. Entrevista a Marcos ,@maal2al

En 1938 la Universidad de Harvard inició un estudio con 724 estudiantes, para saber cuales eran las claves para tener una vida féliz, saludable y plena.

Robert Waldinger, a cargo del proyecto actualmente, suele preguntarles a sus estudiantes por los factores que creen que influyen más para tener una vida feliz. La mayoría responden dinero , seguido por otros que responden fama. Por supuesto, ninguno de ellos coincide con el estudio. El resultado del mismo es..

“tener relaciones humanas saludables y constructivas”

Discutir con Marcos es difícil, es humilde y sabe aceptar y entender otros puntos de vista. Aunque el no lo crea, enseña mucho a todos los que le rodeamos y con sus excelentes artículos nos hace reflexionar y ver otros puntos de vista que enriquecen enormemente.

Como verán en la entrevista, a Marcos el dinero y la fama, no le importan nada, simplemente quiere vivir una vida en paz y tranquila….¿Acaso hace falta más?

Disfruten con la entrevista….

Cuéntanos algo sobre ti, ¿dónde naciste, edad, que estudiaste?

Nací en Madrid hace más de 45 años, aunque no niego que tengo gran parte de mi corazón en León. Casi toda mi familia es de allí, mis padres son de una aldea leonesa muy pequeña llamada Fasgar, que no es porque sea “mi pueblo”, pero es un lugar precioso dónde los haya.

Fasgar

En vez de estudiar, podríamos decir que fue lo que descarté. Como tantas personas, uno no sabe realmente que es lo que le gusta y se pasa de esta forma el resto de la vida. Así las cosas, terminé estudiando Ingeniería Técnica Industrial, pero la realidad laboral ha hecho que me dedique a algo que poco tiene que ver con las máquinas eléctricas.

 Así que podría decirse que en realidad lo que he estudiado ha sido SAP; el software alemán líder ERP en el mundo; que es a lo que me dedico profesionalmente desde hace más de 20 años.

 ¿Cuáles son tus hobbies?

Sin duda el cine y la música. No niego que me gusta ir al pueblo a caminar al monte, leer al lado del río, pero puedo pasarme delante de una pantalla horas y horas, o escuchando música sin que el tiempo pasé para mí.

¿Eres más de letras o de ciencias? … o dicho de otro modo, ¿narrativas o cuantificar numéricamente?

Ni lo uno ni lo otro. Nunca fui bueno para memorizar textos grandes ni leer apasionadamente, y con los números suelo cometer errores. Pero si tuviera que elegir, diría que soy más de Ciencias. Desde que vi la serie Cosmos de Carl Sagan de adolescente, cambió mi forma de pensar y entender el mundo. Fue algo disruptivo para mí.

Dinos una cita que te guste.

 Nada es seguro, todo es posible. (Película V de Vendetta)

¿Qué rasgo de tu carácter te ha sido de más utilidad para ser buen inversor?

Miedo a no poder vivir en paz y tranquilo.

 ¿Qué crees que te ha perjudicado más?

Creo que me es un poco difícil decir que NO. Y eso me ha llevado a tratar de hacer muchas cosas, que luego se me hacen duras de tramitar y terminar.

¿Cuál fue tu primer contacto con el mundo de la inversión?

Unas acciones de Union Fenosa que me compró mi padre en 1989.  Y que tuve que vender en la OPA de Gas Natural, con gran pena, pero con enorme rentabilidad.

¿Cómo definirías tu estilo de inversión? ¿Ha evolucionado a lo largo del tiempo? 

Lo definiría como un poco desastre, pero es mi estilo y duermo tranquilo. Y si, ha evolucionado a más desastre aún.

Trato de buscar lógica racional en las inversiones, entender que se hace y tener objetivos claros para cada céntimo que puedo ahorrar. Así pues, son tantas las opciones, que he optado por hacer un mix entre la filosofía de Peter Lynch y Warren Buffet.

  • Tengo muchos fondos y muchas ideas en mi cartera.
  • Más del 50% (y espero que el 70% en el futuro porque sigo construyendo mi cartera), lo concentro en 5/6 ideas de inversión.
  • Puede que sacrifique rentabilidad a cambio de volatilidad, pero estoy cómodo con ello.

– ¿Cual es tu principal razón para invertir? ¿Te planteas el concepto tan de moda últimamente de la Independencia financiera?

¿Está de moda últimamente la I.F? Yo había pensado en ella hace 15 años . Supongo que siempre está de moda tener libertad e independencia. Charlie Munger decía algo así de que No quería hacerse rico por tener Ferraris, sino porque quería la independencia y ser libre.

La principal razón es poder vivir tranquilo la mayor parte del tiempo. No busco ser rico, de hecho tengo claro que no podré serlo nunca ni sería justo que lo fuera, porque no arriesgo todo lo que debiera para serlo. Pero sé que hago lo suficiente como para poder conseguir mi objetivo. Eso me vale.

¿Qué inversores han sido tu mayor influencia? 

Estas cosas dependen mucho de cuando y como descubres algo, o lees cosas que impactan, aunque luego en el tiempo intuyas cosas mejores.

Leí a Peter Lynch después de leer a Benjamin Graham, así que mi mayor influencia fue este último y luego leer sobre el Value Investing, pero si tuviera que elegir, creo que comulgo más con Peter Lynch.

Ahora bien, el libro que cambió un poco mi perspectiva de entender el mercado fue “El fabuloso mundo del dinero y la bolsa” de André Kostolany. Me lo pasé muy bien leyendo el libro (es muy divertido, y siempre al leer en primera persona se empatiza más y se pone más atención porque conectas con el escritor y sus vivencias reales). Me hizo comprender que la lógica es tu aliada, pero que el control de las emociones y la intuición, pueden ser factores decisivos que lo pueden cambiar todo.

Kostolany solía comentar que en bolsa, hasta lo lógico es posible.

El libro o libros que te han impactado más ha sido…

Del punto de vista inversor:

  • El fabuloso mundo del dinero y la bolsa
  • One Up on Wall Street

Fuera de ese ámbito:

  • El juego de Ender.

¿Cómo eliges los fondos?  

Ya no elijo mucho. Tengo mis 5/6 ideas que son prácticamente Value  + Indexados. Y voy sistemáticamente aportando a cada una de ellas.

 Si es cierto que evalúo el equipo gestor, trato de acercarme a la Gestora (si puede ser), a que me expliquen en detalle lo que hacen, y si me parece bien, invierto.

En realidad, lo único que me lleva unos segundos de tiempo es tratar de conocer a cuánto tiempo vista puedo invertir el ahorro del que dispongo.

No hago cosas complicadas:

  • Si el ahorro es para menos de 2 años > Activo libre de Riesgo (si es que eso existe).
  • -Si es entre 3 – 5 años > Digamos que algo Mixto.
  • Si es mayor de 5 años > Renta Variable.

 ¿En qué te fijas más?

En todo aquello que sea sencillo de hacer y fácil de comprender. Uno tiene sus limitaciones y hay que tratar de ser lo más práctico y eficiente posible.

¿Cuál es tu track record? ¿Qué rentabilidades anualizadas sueles conseguir?

Difícil de calcular con exactitud desde que ocurrió el tema Bestinver-Paramés. Desde entonces tengo aún liquidez por invertir, y mi sistema es de ir haciendo cartera poco a poco, y más estando en máximos bursátiles y las gestoras Value con niveles de liquidez muy altos.

Digamos que hasta Paramés, y desde 2005 la rentabilidad que tenía era de un 12% anualizado aproximadamente con volatilidad bastante controlada. Ahora y a la espera de cerrar mi cartera este año, es posible que cierre cerca del 10%, eso sí, con una volatilidad muy baja (demasiado baja para mi gusto, porque no estoy cómodo con posiciones que considero altas de liquidez para como me gusta invertir).

Si tengo que decir a esta pregunta, y quizás escriba algún artículo al respecto, que la rentabilidad/track record es algo muy importante, pero que dentro de mi objetivo para conseguir lo que quiero, no es el único factor a tener en cuenta. Uno puede tener una cartera con un track record del 20%, pero tener invertido sólo el 5% de su capital. En mi opinión, es mejor tener invertido el 95% y tratar de hacer el 10%. Y habría otras consideraciones a tener en cuenta, pero que ya se quedarían fuera de esta cuestión.

¿Cuál es tu target de rentabilidad anualizada para el futuro?

Si la inflación vuelve, mi expectativa sería la regla del 7/10 è Duplicar capital en 7 años a un 10% anual, pero si seguimos con esta inflación y política de tipos CERO, daría por bueno darle la vuelta a la regla, y duplicar en 10 años a un 7% anual.

 ¿Qué opinión te merece el análisis técnico? ¿Tienes fondos con esa metodología?

Respeto toda clase de metodología y análisis, y desde luego no me cierro nunca a nada que pueda dar valor. En su día estudié y traté de comprender el AT.

He visto como personas saben sacarle partido, y como otras saben sacar partido de lo que dicen y vender libros. No es mi foco de inversión esta manera de hacer las cosas, porque su base racional me parece menos lógica y más endeble que la Fundamental. Pero con eso no quiero decir que sea peor ni mejor, sólo que prefiero otra metodología de hacer las cosas.

Tengo una posición pequeña en BSG Prometeo, conozco a Carlos Doblado personalmente, y aunque él no hace “un AT al uso” porque más bien sigue tendencias y se ayuda incluso de herramientas fundamentales, digamos que si entraría en este tipo de inversión. Momento de mercado, niveles, etc. Entiendo que se puede utilizar la esperanza matemática positiva a tu favor, y al igual que tengo acciones de algún chicharro, no veo mal tener algo en otra filosofía.

Al cabo de 10 años sacaremos conclusiones. En su día y hablando con él, le pedí que batiera a Bankia porque salió a Bolsa casi cuando su FI, creo que esa premisa se ha quedado un tanto desfasada J, pero la ha cumplido.

¿Sueles hablar con los gestores? 

Siempre que puedo, desde luego. Raro es el trimestre que no me acerco a hablar con algún gestor y/o componente de alguna gestora.

Esta es una pregunta difícil, pero…¿que gestor o gestores son tus favoritos?

Muy difícil. Podría decir que mi gestor favorito es uno con el que nunca he hablado ni creo que lo haga… Peter Lynch, Charlie Munger, Warren Buffett, Howard Marks, Greenblat me han enseñado mucho en la distancia.

Pero voy a mojarme y decir que con la persona que más identificado veo mi forma de ver las cosas, la inversión a largo plazo, los objetivos que quiere conseguir, su forma de ser, y que resume en uno todo lo que trato de hacer es Iván Martín (Magallanes).

De igual modo Francisco Paramés y Alvaro Guzmán han sido los valedores desde que entrara a invertir en Bestinver hace más de 10 años, y por todo lo que he aprendido de ellos y he conseguido, tienen mi total confianza en sus respectivos proyectos.

¿Con que criterios sueles vender tus fondos? 

Traspaso mis fondos (porque vender no vendo), si no cumplen el objetivo por el cual fueron comprados.

Apenas vendo nada (ni siquiera acciones). Si acaso disminuyo alguna posición a favor de otra para compensar los porcentajes de inversión según se cumplen objetivos con arreglo a mi estrategia anual.

El objetivo es tener cada vez más Renta Variable, y menos en Renta Fija con las siguientes premisas:

  • Pase lo que pase (en la medida que no haya algo peor que un 2008); cada año tengo que tener más que el anterior.
  • Tratar de tener la mayor parte de capital posible en Renta Variable.

Con arreglo a esos indicadores, hago unas cuentas sencillas y proyecto unos porcentajes para el año a ojo (nada de fórmulas raras), y traspaso o no de unos fondos a otros según lo vea.

 Tu experiencia más dura en los mercados.

Seguir el plan de invertir durante 2008 y creer que hacía lo correcto.

Era como echar un vaso de agua en el desierto, antes de caer a la arena ya se había evaporado. Hoy día, aquellas aportaciones son mis mejores posiciones, pero aunque uno lo tenga claro, siempre hay momentos en los que se puede llegar a pensar “esta vez es diferente”.

 Tu mejor fondo hasta la fecha.

De casualidad el Schroder ISF US Small Comp. Porque lo compré en Abril de 2009. Con tanto fondo en cartera y comprando de forma sistemática, alguno tenía que caer en los mínimos.

Quería algo en dólares para cubrir la volatilidad del mercado y que replicase un poco al Russell 2000. Entre la subida del dólar desde entonces, del índice desde mínimos y con máximos de hoy día, difícil de batir en el momento actual. Este año ha sido mi segundo mejor fondo con una rentabilidad superior al 20% anual.

 ¿Cuál es tu percepción del mercado en este momento?

La de todos los años, complicada.

Si bien este ejercicio se afronta sabiendo que los gestores en los que tienes puesta toda tu confianza coinciden en tener altos grados de liquidez porque la cosa está más para caer que para subir, oportunidades claras y baratas de comprar no es que sobren, y eso te hace tener mucha cautela.

Ahora bien, que habrá corrección es un hecho, pero ¿cuándo va a ser?  Tener razón cuando estés en el cementerio tampoco es que sirva de mucho. Así que sigo mi plan tratando de evadirme de todo tipo de percepción externa y personal.

¿Cuáles son los errores típicos que ves en la mayoría de los inversores particulares?

Sin duda la Pereza y la Resignación.

Unos por no hacer, y otros por rendirse a primeras de cambio cuando las cosas no van como uno quería, por más que sabían que podía ocurrir. Pienso muchas veces que hay inversores de largo plazo que lo son porque comenzaron en años alcistas, pero que si hubieran comenzado en uno bajista, no habrían aguantado ni 3 meses y se hubieran olvidado de todo.

¿Qué consejos le darías a alguien que quiera empezar en la inversión? 

Que trate de comprender un poco la lógica racional de cómo funcionan las empresas en particular y el mundo en general, que interiorice que el mercado es global y solidario,  y que poco a poco vaya invirtiendo a largo plazo el capital que tenga claro que no necesite tocar durante al menos un lustro.

Si me pregunta en que activos: Índices y Fondos Value.

Y para terminar, recomiéndanos algún libro, alguna buena película y alguna buena pieza musical.

  • Open de Agassi, y La suerte de los Irlandeses de J.L. Rod
  • Veo mucho cine y series, y me he pasado la vida escuchando música a todas horas, difícil de concretar:

 Que me hayan gustado de estos últimos años, InterStellar, The Martian, Moneyball, Origen, Orígenes…

Una serie cerrada de pocos capítulos: Hermanos de Sangre.

Independientemente de que me guste mucho el animé Japonés y sus películas, una película redonda que he visto de estos últimos años que me pareció excelente y eso que no me gustan especialmente la películas de guerra,: The Ethernal Zero, siempre hay que ver las cosas desde todas las perspectivas.

Y más antiguas: El mejor, Naves misteriosas, Encadenados… Un sin fin, digo estas porque se me acaban de venir a la cabeza, podría haber dicho otras.

  • Para no asustar a nadie con mis gustos musicales de rock gótico, música celta y no dar una lista interminable; podría optar por mi pasión por la música clásica contemporánea de Arvo Part, cuyos temas todo el mundo habrá escuchado indirectamente porque se habrán usado en más de 50 películas de todo tipo https://youtu.be/82-xbhfNR2g.  O de Henryk Górecki, Su Sinfonía Nº3, cuya historia no me resisto a comentar brevemente porque no es conocida por mucha gente y es bastante curiosa y muy interesante.

Hasta 1992, Górecki sólo era conocido entre entendidos, únicamente como uno de los muchos compositores del llamado «Renacimiento musical polaco» de la posguerra. Finalmente, ese año, la compañía Elektra Records lanzó una grabación titulada Symphony No. 3 (15 años después de su composición) que se situó entre las más vendidas en las listas de música clásica de Gran Bretaña Estados Unidos. Se vendieron más de 2 millones de copias en breve espacio de tiempo, lo que le supuso la obtención de un disco de oro en Gran Bretaña el 1 de febrero del año siguiente. Se convirtió en el autor de música clásica vivo (falleció en 2010) con más discos vendidos de la historia.

Aunque el segundo movimiento es “el más famoso”, a mi me gusta el primer movimiento de esta sinfonía y justo a partir de este momento https://youtu.be/Mcfy3UmnyDY?t=970  me suelo emocionar cuando lo escucho. Utilizado por el director de cine Peter Weir en su película “Fearless”.

El Magallanes de la música que englobaría todo en uno, quizás sería Dead Can Dance. Formado por Brendan Perry y Lisa Gerrad, muy conocida por poner también  voz en decenas de bandas sonoras, sobre todo con Hans Zimmer en Gladiator, Black Hawk derribado, Misión Imposible II, entre otras.

 Muchas gracias

Y hasta aquí la entrevista de Marcos
Fasgar

Si quieren saber más de Waldinger y su estudio, su charla TED, aquí:

Cuando una vida, no es suficiente. Entrevista a Luis Allué

Todavía no ha salido el sol, y me hallo buscando citas sobre la humildad. No es que haya pasado mala noche, ni que haya tenido un probablemente merecido baño de la misma, que sin duda, antes o después tendré. Simplemente buscaba que habían dicho hombres más inteligentes que yo de la palabra que me viene a la cabeza cuando pienso en Luis. Humildad.
Tras un duro día de trabajo, Luis ha tenido la generosidad de sentarse delante del ordenador y responder con cuidado esmero a las ráfagas de ametralladora a las que se ha visto sometido. Me quedo con la sensación de que debería haberle preguntado más cosas, de ahondar en la mente de un hombre que se sabe a si mismo vulnerable, que se reinventa y aprende, que no tiene reparos en reconocer que uno no sabe de todo, y que tampoco tiene porque hacerlo.
En un mundo de machos alfa, donde la duda es síntoma de debilidad y un laurel de poder pesa más que una biblioteca entera, encontrar mentes curiosas, críticas consigo mismas y lo suficientemente honestas como para saber que lo que sabemos es despreciable comparado con la inmensidad de conocimiento que hay en este mundo, es un cálido refugio en un mundo que no se hiela ahora, sino que siempre ha sido, es y será gélido en este sentido.
Espero que disfruten de la entrevista de hoy, y que se atrevan a preguntar, todo lo que a mí se me quedó en el tintero.
Por cierto, se me olvidaba que esto empezó con una cita….de entre las muchas disponibles me quedó con esta….y muchas gracias Luis.

El secreto de la sabiduría, del poder y del conocimiento es la humildad. Ernest Hemingway.

Cuéntanos algo sobre ti, ¿donde naciste, que estudiaste?

Nací en Barcelona. Los oscenses nacemos donde podemos, no siempre donde queremos. En serio, es una ciudad fantástica. Buffett les dijo a sus padres, con apenas cinco años, que sería millonario. Yo también cumplí una promesa similar, aunque con menos ceros a la derecha, a esa misma edad les dije a mis papás que sería médico. Acabé siendo dermatólogo.

¿Cuáles son tus hobbies?

Me apasiona todo. Tengo presente las palabras de Letamendi, aquellas que dicen que un médico que sólo de medicina sabe, ni de medicina sabe. Quizás mi mayor afición es el deporte de aprender. Cualquier rama del conocimiento es embriagadora cuando profundizamos en ella. Recuerdo un autorretrato de Goya, quien ya decrépito, esperando la muerte, garabateó en un grabado: > Aún aprendo.

¿Eres más de letras o de ciencias? … o dicho de otro modo, ¿narrativas o cuantificar numéricamente?

Estudié el bachillerato científico, pero me hubiera encantado graduarme en filosofía. Al final, supongo que por pragmatismo, opté por cumplir con mi precoz promesa.

Aunque no he tenido oportunidad de leer tu excelente libro aún, y estarás cansado de responder esta pregunta ¿Cómo te surgió la idea de escribir tu libro?

Lo empecé a escribir en plena crisis del 2008, me ayudó a ordenar mis dispersas ideas y a invertir de forma pertinaz, a medida que caían, más y más, las cotizaciones bursátiles. Inicialmente era un libro concebido exclusivamente para mis hijos; finalmente, tras comprobar que mi copia y pega era legible, no pude resistirme y en un acto de arrogancia pensé que podría serle útil a alguien más. El hombre tiende a ser egocéntrico, es difícil resistirse a ello. En fin, pretender acaparar la atención de los demás, robándoles parte de su preciado tiempo, es, sin lugar a dudas, un acto de soberbia y no me cansaré de disculparme por ello.

¿Qué rasgo de tu carácter te ha sido de más utilidad para ser buen inversor?

Tal vez la humildad. Aunque la mera atribución de esa cualidad, invalida la propiedad de esa virtud. Sin humildad no hay posibilidad alguna de aprendizaje y no olvidemos que la sociedad ha prosperado, a lo largo de los milenios, gracias al aprovechamiento de los conocimientos de nuestros antepasados. Alguien, en estos momentos, está beneficiándose de la sombra de un árbol plantado por un desconocido. En ciencia admitimos esa idea de servirse, en beneficio propio, del conocimiento y de los fracasos de nuestros predecesores; desgraciadamente, en el mundo financiero no avanzamos empujados por los cimientos de los grandes inversores y, una y otra vez, cíclicamente, caemos en los mismos errores, cientos de veces repetidos.
No todas nuestras características son positivas, lógicamente ¿Cual piensas que te ha perjudicado más?
Creo que la impaciencia. La paciencia no es una de mis virtudes. He vendido, en muchas ocasiones, de forma precipitada, para comprobar a posteriori como mi tesis inversora era correcta pero no la dejé madurar lo suficientemente.

¿Cuál fue tu primer contacto con el mundo de la inversión?

Mi primera inversión -si como tal se puede calificar esa apuesta- fue Terra. Le estoy muy agradecido a esa compañía, perdí en ella hasta la camisa, pero mi mente científica, gracias a mi empeño en descubrir qué había hecho mal, me llevó a descubrir el value investing.

¿Cómo definirías tu estilo de inversión? ¿Ha evolucionado a lo largo del tiempo?

La sociedad ha prosperado, es más eficiente y competitiva, gracias a la especialización del trabajo. No he conocido a nadie capaz de manufacturar todo lo que podía hacer mi padre. La necesidad y el haber nacido en una aldea aislada de la sierra de Guara, le obligó -en una economía, no mecanizada, de subsistencia- a aprender cien oficios. Yo he tenido la gran suerte de poder especializarme y comprar, con mis honorarios, muchas más cosas de las que tuvo al alcance mi padre. Sin más circunloquios, mi estilo de inversión es la delegación (fruto de la especialización y división del trabajo) en profesionales bien preparados.

¿Qué inversores han sido tu mayor influencia?

Buffett, siempre Buffett.

El libro o libros que te han impactado más ha sido…

El inversor inteligente de Benjamin Graham. Cuando leí el capítulo 8 de la edición comentada por el ínclito Jason Zweig, se encendió la luz.

¿Cómo eliges los fondos? ¿En qué te fijas más?

Trato de abstraerme del track record de corto y medio plazo. Para mí lo más importante es el proceso inversor del gestor. Busco gestores humildes, honestos, disciplinados y pacientes. Si, además, son value investors y algo contrarians, eso ya es, con perdón, la leche.

¿Cuál es tu track record? ¿Qué rentabilidades anualizadas sueles conseguir?

Ni idea. Ya habrá tiempo de hacer números cuando acabe la partida. Aunque, para ser sincero, espero que esos cálculos los hagan mis hijos o, mejor aún, mis nietos. Mi horizonte temporal, como inversor, va mucho más allá de mi horizonte vital.

¿Cuál es tu target de rentabilidad anualizada para el futuro?

Conseguir cinco puntos por encima de la inflación real (no la que publican los telediarios), descontando el pago de impuestos. Con eso me conformo, No es mucho…, ¿O sí?

¿Qué opinión te merece el análisis técnico? ¿Tienes fondos con esa metodología?

Admiro a los inversores que son capaces de mejorar los resultados del análisis fundamental mediante la combinación y la ayuda del análisis técnico. Nunca he invertido basándome en el análisis técnico, entiendo la inversión como la compra de una fracción de un negocio. Hacerlo en base a unas líneas que me “indican”, en el mejor de los casos, lo que van a hacer otros inversores, no me parece racional.

¿Sueles hablar con los gestores?

Siempre que puedo y en la medida que ellos sean generosos con su tiempo. No soy un ladrón de tiempo, soy consciente de mis limitaciones ya que no hablo su lenguaje.

Esta es una pregunta difícil, pero…¿que gestor o gestores son tus favoritos?

La proximidad hace el cariño. Te daré un nombre: Marco Lanaro (@cfindipendente). Reúne, a mi entender, todas las cualidades que le pediría a alguien que gestione mis ahorros.

En nuestro país, destacaría a la gestora Magallanes, cuyo equipo -y en especial el dúo Blanca Hernández e Iván Martín- no dejan de sorprenderme por su disciplina value y por su generosidad hacia sus coinversores.

¿Con que criterios sueles vender tus fondos?

No suelo vender, salvo que el proceso inversor o los gestores cambien.

Tu experiencia más dura en los mercados

Siempre que alguien “pierde dinero” por algún consejo mío, máxime cuando ha sido un consejo “gratuíto”.


Tu mejor fondo hasta la fecha

Prefiero -por aquello de que han cambiado de gestora- darte el nombre de los gestores: Paco, Álvaro y Fernando.

¿Cuál es tu percepción del mercado en este momento?

Peligroso, arriesgado (como siempre) en la medida que las cotizaciones están “sostenidas” por los Bancos Centrales. En cualquier caso, invertir en el mercado, en general, siempre es más arriesgado -según mi modesta opinión- que invertir en compañías con nombre y apellidos.

¿Cuáles son los errores típicos que ves en la mayoría de los inversores particulares?

La falta de paciencia y el seguimiento a la manada (por favor, no se entienda, este último término, despectivamente).

¿Qué consejos le darías a alguien que quiera empezar en la inversión?

Que se convierta en un libro con piernas, tratando de emular al bueno de Charlie Munger. Si, además, lee buenos libros, mucho mejor.

Y para terminar, recomiéndanos algún libro, alguna buena película y, ya puestos a pedir, como hicimos con Francisco Martorell, alguna buena pieza musical

Libro: La Universidad del éxito, de Og Mandino.
_Película; Dersu Uzala (El cazador), de Akira Kurosawa _
Bach, siempre Bach. El Mesias de Haendel y el Requiem de Mozart.

Gracias de nuevo, Luis,

El efecto Mozart. Entrevista a Xisco Martorell

No tengo muy claro que el famoso “Efecto Mozart”, que descrito de una manera burda, afirma que la gente que escucha música clásica tiene mejor rendimiento durante breves períodos de tiempo, sea o no cierto. Lo que si tengo claro es que Xisco Martorell, gran seguidor de la música barroca, es un hombre fuera de lo común.

Ávido lector, incisivo contertulio, escéptico con todos los cantamañanas que pueblan este mundo terrenal y excelente persona al fin y al cabo. Es mucho lo que se puede decir de quien comparte generosamente sus conocimientos con quien quiera escuchar, siempre sin tratar de convencer.

La entrevista de hoy no va de stock pickers, sino de un corredor de fondo. La felicidad es efímera y cuantas menos piedras tengamos en el zapato, mejor. Xisco tiene la gestión de sus inversiones “delegada”, y como todo buen directivo que se precie, sabe que “se delega la tarea, pero no la responsabilidad”. Simple, pero no sencillo.

Disfruten de estas líneas que nos llevan a la bella Palma , y si tienen ocasión, pónganse de fondo la “Harmonia Artificiosa” de Biber. Difícil encontrar una ambientación mejor para nuestro amigo.

 Cuéntanos algo sobre ti, ¿donde naciste, que estudiaste?

Nací en 1961 en Palma. Estudié en la UAB. Empecé a trabajar en una auditoría al acabar los estudios. Actualmente trabajo en el back office de tesorería de Banca March.

¿Cuáles son tus hobbies?

Aparte de las inversiones, me gusta mucho leer, la música clásica, nadar y pescar.

Aprovechando que te conozco, te preguntaría ¿De dónde viene tu pasión por la música barroca?

Yo empecé tarde (cerca de los treinta) a interesarme por la música conocida habitualmente como “clásica”. Muy pronto, sentí que la sonoridad obtenida con instrumentos originales (de la época del compositor, o réplicas de los mismos) de la música compuesta en el siglo XVIII tenía, al menos para mí, un atractivo especial: existe mayor diferenciación de los timbres. En cambio, la tradición romántica prima la homogeneidad sonora, que a mí se me hace pesada y poco interesante.

A partir de ahí, empezando por Mozart y yendo hacia atrás, empecé a ir descubriendo mucha música fabulosa y poco conocida de los siglos XVII y XVIII.

¿Qué rasgo de tu carácter te ha sido de más utilidad para ser buen inversor?

No me considero especialmente buen inversor. Dicho esto, hay muchas cosas que pueden ayudar en este sentido: gusto por la lectura, capacidad de análisis, escepticismo, interés por la ciencia. Y paciencia.

¿Cuál fue tu primer contacto con el mundo de la inversión?

Hacia 1990 desconocía totalmente ese mundo; digamos que mi cultura financiera era escasa. Pero ya sentía la necesidad de ir ahorrando para mi jubilación. De modo que me presento en la oficina de la caja donde tenía domiciliada mi nómina y pido información sobre seguros de vida ahorro.

En 1993, cuando me doy cuenta que los seguros de vida ya no desgravan en el IRPF, suscribo el plan de pensiones para los economistas que gestionaba Banco Pastor. Era de renta fija, pero fue bastante bien esos años.

Ese plan cambió de gestor en 1999, pasando a Morgan Stanley. Ahí ya empecé a ponderar más la renta variable.

En el año 2000 compré el libro Warren Buffett por Hagstrom. Todo un descubrimiento para mí. En 2001 entré en Bestinver, poco a poco. En 2002 leí Un paseo aleatorio por Wall Street, de Malkiel. Paralelamente, iba leyendo sobre inversiones por Internet. DFA y Fama fueron importantes para mí en esa época. A partir de 2002, vista la buena rentabilidad que obtenía en Bestinver, me permití hacer de consejero (gratuito) de inversiones de algunos compañeros de trabajo, recomendándoles dicha gestora.

¿Cómo definirías tu estilo de inversión? ¿Ha evolucionado a lo largo del tiempo?

Ha evolucionado. Un rasgo de mi manera de ser y que se refleja en mi modo de invertir es que además de ganar dinero, necesito entender cómo. En este sentido, el value investing es perfecto para mí: me permite ganar dinero y entiendo su lógica de comprar barato.

Otra característica, crucial, es que no suelo invertir directamente en valores, sino que prefiero hacerlo a través de fondos, sicavs o planes de pensiones. Y ello está determinado por mi disponibilidad de tiempo.

¿Qué inversores han sido tu mayor influencia? 

Los clásicos del value, incluyendo a Warren Buffett y Charlie Munger. De los gestores actuales intento seguir a Bruce Berkowitz, Francisco García Paramés, Guy Spier; Mohnish Pabrai o Seth Klarman.

El libro o libros que te han impactado más ha sido…

Los que he comentado inicialmente. Además, añadiría:

The Dhandho Investor, Pabrai

The Education of a Value Investor, Spier

¿Existe la suerte? Engañados por el azar, Taleb

Ulises y la comadreja, Von Wallwitz

Confidencias de un especulador, Molins

El hundimiento de la banca, De Barrón

El crash de 1929, Galbraith

Caperucita en Wall Street, Luis Allué

¿Cómo eliges los fondos? ¿En qué te fijas más?

Un fondo ha de tener tres características: seguir una orientación value (existen muchos tipos de value investing), un compromiso claro del gestor y unas comisiones razonables.

¿Cuál es tu track record? ¿Qué rentabilidades anualizadas sueles conseguir?

Entre un 9 y un 12% al año. Lo fundamental es obtenerlas a largo plazo, entonces es cuando el interés compuesto hace su trabajo.

¿Cuál es tu target de rentabilidad anualizada para el futuro?

El mismo, no aspiro a mucho más del 12% al año a largo plazo. Creo que es razonable y realizable.

¿Qué opinión te merece el análisis técnico? ¿Tienes fondos con esa metodología?

No tengo ninguno, y creo que no he tenido nunca ninguno. No entiendo nada del asunto y me parece poco consistente, como mínimo. Volviendo a Markiel, éste tiene un capítulo dedicado al análisis técnico; lo recomiendo encarecidamente.

¿Sueles hablar con los gestores? 

Poco. Hace un mes tuve la oportunidad de conocer a Francisco García Paramés. Todo un honor para mí. También conozco a Miguel de Juan (asesor de Argos Capital); con éste tengo un contacto frecuente.

 Esta es una pregunta difícil, pero…¿qué gestor o gestores son tus favoritos?

Entre los españoles, Francisco García Paramés. Entre los extranjeros, los que he mencionado antes.

¿Con que criterios sueles vender tus fondos? 

Un inversor prudente no debería vender sus fondos forzado. Un motivo justificado puede ser la pérdida de confianza en el gestor. Otro, un incremento injustificado de los gastos.

Tu experiencia más dura en los mercados

Creo que el periodo 2007/2009. Creo que lo capeé bastante bien, y a ello me ayudó entender perfectamente lo que hacían mis gestores. De modo que no vendí y seguí aportando en la medida de mis posibilidades.

 Tu mejor fondo hasta la fecha

Los de Bestinver.

 ¿Cuál es tu percepción del mercado en este momento?

No sigo al mercado en absoluto. Ésa es una de las claves de mi felicidad. Es decir, no me preocupo, ni intento predecir qué va a hacer.

¿Cuáles son los errores típicos que ves en la mayoría de los inversores particulares?

La precipitación. Hay que tener paciencia y sólo invertir cuando ves que las probabilidades están a tu favor.

¿Qué consejos le darías a alguien que quiera empezar en la inversión? 

Que se plantee la inversión como una carrera a largo plazo, muy largo plazo. Y que empiece a invertir pequeñas cantidades regularmente cuanto antes.

Que se informe bien de la política de inversión del fondo y de sus gastos. De quién es el gestor, qué trayectoria tiene y si invierte o no su dinero en el fondo.

Que no se preocupe si los resultados no son inmediatos. Si haces las cosas bien, el tiempo juega a tu favor.

Que nunca invierta en un producto financiero que no sea capaza de entender. Si el vendedor se lo explica y aun así no está convencido, mejor abstenerse. Existen muchas posibilidades de inversión. Y más que surgirán.

No sirve para nada lamentar oportunidades perdidas. Hay que estar preparado para lo que vendrá.

Y para terminar, recomiéndanos algún libro, alguna buena película y sobretodo, alguna buena pieza musical

Libro: ¿Está Usted de broma Sr. Feynman? Richard Feynman.

Película: Los santos inocentes, Camus/Delibes

Música: Harmonia Artificioso Ariosa, Biber/Kraemer

Muchas gracias, y hasta pronto!

El poliédrico quant y sus white papers. Entrevista a @ruben1985

Si en vez de haber nacido en Burgos, hubiese nacido en San Francisco  , Rubén podría ser miembro de un buen equipo de trabajo en el mundo de la inversión. Pero lo cierto es que no. Esto es España y aquí las reglas financieras son otras. Salvando las excepciones que todos conocemos, la sobredosis de testosterona y gomina abunda en un sector en el que tarde o temprano  la historia para chavales con talento termina en un “verdes las han segado”.

A lo largo de mi experiencia vital, he conocido a bastante gente brillante, algunos llegan muy alto y otros son sepultados por trabajos más o menos bien retribuidos pero que impiden desarrollar talentos innatos, lo cual siempre me pareció un crimen, porque creo que el mundo se pierde a gente que trabaja con pasión, y de estos, créanme, no hay tantos como quisiéramos.

La entrevista de hoy delimita un carácter, es recta, precisa y con una deliciosa linealidad cincelada a imagen y semejanza del autor.  No en balde, Rubén tiene un archivo de white papers mentales que impresiona a veces y te sorprende siempre, siendo capaz de conectar cualquier duda que tengas con un análisis que alguien en alguna parte del mundo ha hecho.

Rubén sólo tiene un defecto, y es que no sabe venderse… así que, no sé, si algún gestor profesional leerá estas sencillas entrevistas, pero si es así, si yo fuera el, a mí me gustaría que me recomendasen un chaval de estas características para trabajar en mi equipo….quien sabe, a veces el karma funciona.

Sin más, nos adentramos en otra laberíntica mente inversora, que ustedes lo disfruten…

Cuéntanos algo sobre ti, ¿donde naciste, que estudiantes?

Nací en Burgos en 1985 (31 años). En 2007 me licencié en Administración y Dirección de Empresas y al año siguiente en Ciencias Actuariales y Financieras. En 2009 empecé a trabajar por un periodo de casi dos años como consultor de riesgos financieros y luego por motivos familiares volví a mi ciudad natal donde estuve otros cinco años profundizando de forma autodidacta como invertir mi (exiguo) capital. Durante esta etapa me ofrecí para trabajar gratis en algunas gestoras las cuales finalmente estimaron que los costes de mi contratación seguían siendo demasiado elevados.  Actualmente trabajo como consultor SAP a la espera de algún día poder dar el salto a la gestión profesional.

 ¿Qué rasgo de tu carácter te ha sido de más utilidad para ser buen inversor?

 Paciencia y tesón.

¿Cuál fue tu primer contacto con el mundo de la inversión?

Oficialmente diría que a principios de mi etapa universitaria aunque, procediendo de una familia en la que abundan los trabajadores por cuenta propia, siempre tuve cierta curiosidad hacia el funcionamiento de los negocios. Pero volviendo a la universidad, el proceso fue curioso. Buscando artículos “sobre bolsa” me topé con uno sobre distintas personalidades de Wall Street y sobre como era su estilo de inversión. Recuerdo, por ejemplo, la descripción de Jesse Livermore pero entre ellos uno sobresalía sobre el resto, Warren Buffett – alguien de quién solo vagamente había oído hablar hasta ese momento. A partir de ahí, quién realmente me propuso el material de lectura indispensable fue por un lado el anterior equipo de @Bestinver (actualmente parte de ellos en @azValor) mediante su sección de bibliografía recomendada, y por el otro lado, el blog de Rankia de The Rebuzner (actualmente en @MagallanesValue) del que religiosamente imprimí todos los artículos que encontré a mi paso. Mi primera compra de acciones fue en 2009, cuando adquirí acciones de Exxon Mobil.

 ¿Cómo definirías tu estilo de inversión? ¿Ha evolucionado a lo largo del tiempo?

Hay un anglicismo que lo define bastante bien, Evidence-based investing, que simplificando vendría a ser invertir en estrategias más o menos replicables que hayan arrojado resultados similares a lo largo del tiempo en cada una de esas replicaciones. Me considero un Fundamental Quant, algo así como la intersección entre el value investing y el behavioral investing (si es que eso no resulta en sí redundante).

Mi estilo ha sufrido una fuerte evolución muy en línea a la sufrida por Joel Greenblatt (si se me permite el pecado de compararme con semejante figura). Al principio era mucho más cualitativo, intentando seguir los picks de gestores/gurús estrella como Warren Buffett. A partir de ahí, intentaba hacer un análisis cualitativo recopilando información de diversas fuentes. Si aquello me parecía entendible y con sentido pasaba a la valoración por múltiplos y modelo de descuento de flujos invertido (en casos excepcionales). Los resultados con aquel sistema fueron bastante interesantes. Incluso así, mi epifanía como inversor se produjo unos tres o cuatro años más tarde, cuando encontré la página del profesor Aswath Damodaran y sus excelentes hojas de Excel repletas de datos sobre el mercado americano. Si hubiese seguido una estrategia mecánica no solo hubiera batido al mercado, ¡también a mi cartera real!

¿Qué inversores han sido tu mayor influencia? 

Muchos y variados. Resulta largo y tedioso nombrar a todos, pero sobretodo injusto si me dejase alguno en el tintero. Aún así, a botepronto me vienen a la cabeza (y sin ningún orden de preferencia) Benjamin Graham, James Montier, Michael Mauboussim, Joel Greenblatt, Seth Klarman, David Einhorn, Howard Marks, Arnold van de Berg, Francisco García Paramés, James O’Shaughnessy, David Dreman, Warren Buffett, el equipo de AQR, el de LSV, el de Fuller & Thaler… etc.

Dentro de la gente que se escapa totalmente a mi entendimiento estarían Jim Simons, Ed Thorp, David Tepper, Stan Druckenmiller, George Soros… etc.

El libro o libros que te han impactado más ha sido…

Dentro del ámbito de la inversión no podría señalar directamente a un libro en concreto, aunque doy mucho peso a lo escrito por Graham por el hecho de haber sido el pionero. Fuera de ese ámbito, quizá por alguna experiencia vital que me tocó vivir me quedaría con los libros de Nassim N. Taleb por su temática sobre las no linealidades, asimetrías… etc. El Hombre en Busca de Sentido de Frankl también me impactó… me queda tanto por leer.

¿Cuantitativo o cualitativo? 

 Como indiqué anteriormente, he pasado de ser cualitativo a ser cuantitativo al 100%. Si me considerase con las habilidades necesarias seguramente habría seguido con la inversión cualitativa – el hecho de que sea consciente de mis limitaciones como inversor lo considero una ventaja sobre la gran mayoría de la comunidad inversora, al evitar el exceso de confianza que impera sobre esta – pero quienes (realmente) poseen esas cualidades en España se cuentan con los dedos de la mano.

¿A qué parámetros le das más importancia a la hora de analizar un negocio?

 Desde la perspectiva quant tenemos seis factores para el ámbito de las empresas cotizadas; valor, calidad-rentabilidad, momento, volatilidad, tamaño-liquidez y yield (que en el caso de renta variable es un primo lejano del factor valor). El objetivo es generar alpha – que dicho sea de paso, es un término que no me gusta nada, dada la manipulación a la que la industria lo ha sometido con motivos comerciales – realizando combinaciones entre factores que estén correlacionados negativamente. Si esto suena abstracto es que lo es. Un ejemplo sería combinar los factores valor (“barato”) y calidad-rentabilidad (“bueno”) de la siguiente manera:

Normalmente, en cualquier ámbito de la vida, lo bueno (factor calidad-rentabilidad) NO suele ser precisamente barato (factor valor), de ahí que digamos su correlación sea negativa. El objetivo es buscar “mercancía buena y barata”. Ni que decir tiene que si algo es bueno y barato no puede ser a la vez bonito. El inversor en valor compra empresas con nubarrones a la vista. Muchas empresas están baratas por una buena razón, por lo que es necesario separar el grano de la paja. Como en su día dijo Buffett, una oportunidad de negocio surge cuando una empresa pasa por un problema temporal que puede ser subsanado.

Los factores a utilizar deben ser el resultado de optimizar tres puntos:

  • La disponibilidad de datos
  • Que dichos factores se adecuen al perfil del inversor
  • La estructura de costes y fiscalidad a la que el inversor está sometido.

Lamentablemente, el inversor particular en España tiene poco margen de maniobra para aplicar este tipo de inversión por su cuenta.

 ¿Cómo determinas el valor?

No realizo estimaciones de valor intrínseco como en tiempos pretéritos. Sobre un universo se van aplicando determinados filtros en forma de puntos de corte por percentiles hasta llegar a un número limitado de empresas.

 ¿Cuál es tu track record? ¿Qué rentabilidades anualizadas sueles conseguir?

 En noviembre de 2015, como anexo a un producto financiero que estuve presentado hice un cálculo desde 2011 incluido. La rentabilidad de la cartera fue superior a la del índice de referencia (el S&P 500). Aunque los resultados merecen una matización. El periodo 2011-2015 no recoge un ciclo bursátil completo, entendido este como “de valle a valle” o de “pico a pico”. Es decir, habría que tomar el mínimo de la última recesión ocurrida (allá por 2008-2009) y el mínimo de la próxima recesión (201?) y ver si realmente la selección de valores supera al índice. Hasta la fecha prefiero no hacerme ilusiones y considerarme uno de los gorilas de Wall Street y no un ciudadano ejemplar de Villa Graham y Dodd.

¿Cuál es tu target de rentabilidad anualizada para el futuro?

Es interesante como este tipo de estrategias semi-pasivas o cuantitativas despiertan el recelo entre algunos. Ha habido gente que me ha comentado jocosamente si con esas estrategias “pensaba batir a Paramés”. Nada más lejos de la realidad. Los objetivos son claros; evitar el deterioro permanente del capital invertido, ganar poder de compra y batir al mercado, todo ello en el largo plazo.

¿Qué opinión te merece el análisis técnico? ¿Lo usas como herramienta?

Siempre hay que estar intelectualmente abierto, incluso como inversor más fundamental al análisis técnico, pero no lo utilizo por el hecho de que no he encontrado evidencias de su éxito. Es más, en su libro Evidence-Based Technical Analysis, David Aronson realizó tests sobre 6400  reglas de análisis técnico aplicadas sobre el S&P 500 sin encontrar alguna que generase resultados estadísticamente significativos.

¿A que le das más importancia, precio o crecimiento? 

El crecimiento es un término que suele estar mal definido/entendido. Normalmente se entiende por crecimiento los aumentos en variables fundamentales tales como ventas y beneficios. La evidencia muestra, según datos del profesor Aswath Damodaran, que a nivel global el 55% de las empresas destruyen valor cuando crecen. Esto se debe a que ese crecimiento se produce en situaciones en las que su retorno sobre el capital es inferior a al coste del mismo. Cuando el crecimiento es aditivo, es decir, se crea valor porque el retorno del capital es superior al de su coste, diré como Buffett que valor y crecimiento van unidos.

¿Con que criterios sueles vender? 

Cuando se lanza la estrategia, esta nos proporciona unos nombres determinados. Si las acciones que tengo en cartera dejan de aparecer en ese screen, se eliminan de la cartera. A la vez intento minimizar la rotación de la cartera, inclinándome hacia factores con baja rotación tales como valor, calidad… etc.

Tu experiencia más dura en los mercados

Dado que empecé en 2009 a invertir, diré que todavía está por llegar.

 Tu mejor pick hasta la fecha

 Mi mejor pick no necesariamente es el que mayor rentabilidad me ha proporcionado. El mejor es aquel en el que su precio sube considerablemente batiendo al mercado y a la vez su margen seguridad se ha incrementado (su valor intrínseco creció más que su precio). Un ejemplo puede ser el de AIG, la compañía aseguradora. Después de la crisis, AIG tenía el mismo glamur que la peste. Sin embargo, el balance se saneó tras el rescate financiero. La progresiva salida del estado de su participación en el capital permitió más libertad en la asignación de capital por parte de un equipo gestor capaz. Una combined ratio (la ratio que muestra el desempeño de una línea de negocio) superior a la de sus comparables le proporcionaba margen para la mejora. En enero de 2015 el valor tangible en libros de AIG excluyendo AOCI (beneficios extraordinarios) y DTAs (créditos fiscales) era de $61 por acción. En la actualidad es de $77, en buena medida gracias a la visión del equipo gestor de “crecer disminuyendo”, realizando recompras de acciones por debajo de su valor tangible en libros. En cuanto a este último, con un objetivo de generar un 10% sobre su base de capital, deberíamos esperar una ratio de precio sobre valor tangible de al menos 1x ($77 en la actualidad y creciendo).

 ¿Cuál es tu percepción del mercado en este momento?

 Para el caso de los EE.UU. en términos absolutos e históricamente hablando, caro. En términos relativos y por coyuntura, barato. Supongo que la respuesta se encuentra entre medias de ambos.

¿Cómo es capaz de almacenar, seleccionar y procesar tanto conocimiento?

Las BBDD están ahí (SSRN, AQR Library…) así que eso no es un problema. Además, dentro de un documento de trabajo hay referencias a su vez a otros documentos… todo el sistema de referencias ha sido facilitado por Google y otros portales de búsqueda.

 Y relacionado con esto ¿Cómo convierte el aluvión de información en conocimiento útil?

Al final todo se reduce a una serie de documentos de investigación que han superado el paso del tiempo (han sido replicados recurrentemente y los resultados obtenidos siguen siendo sólidos y en la misma línea que el documento original). Existen algunos compendios como What Has Worked In Investing de la gestora Tweedy Browne que son un buen punto de partida.

 ¿Qué barreras has encontrado para poderse dedicar profesionalmente a gestionar capital dados su conocimiento y experiencia?

La pregunta daría para un libro. La primera de ellas considero que es mi falta de experiencia. Otra es cierto prejuicio a pensar que todo lo quant es una caja negra. Aunque es cierto que existen experimentos psicológicos que concluyen que la complejidad a veces es erróneamente entendida como conocimiento, en el otro extremo he visto a algún que otro gestor arquear las cejas por puro y duro desconocimiento sobre cuestiones bastante simples (como la operativa que realizo). Pero quizá sea como dijo Kahneman por mero exceso de confianza, el mayor de los sesgos según él, y que hace que mucha gente piense que es capaz de “sacarle un par de puntos de rentabilidad” a un proceso mecánico. Dos trabajos interesantes sobre la dificultad de lograr esta empresa son los de James Montier y Joel Greenblatt, además del realizado por Philip Tetlock y recogido en su libro Expert Political Judgement en donde los modelos formales eran los mejores pronosticadores.

¿Cuáles son los errores típicos que ves en la mayoría de los inversores particulares?

 Caer en prácticamente todo tipo de sesgos psicológicos. El inversor particular que delega sus inversiones en profesionales debería centrarse en pulir la parte psicológica de la inversión, minimizando los comportamientos irracionales. Gary Belsky y Tom Gilovich tienen un libro interesante sobre este tipo de comportamientos, Why Smart People Make Big Money Mistakes and How to Correct Them.

¿Qué consejos le darías a alguien que quiera empezar en la inversión? 

Cuidado con las narrativas que nos venden los supuestos expertos y que en muchos casos solo se basan en dar la sensación de conocimiento. El inversor profano en la materia es fácilmente abrumado por la sensación de seguridad que proyectan estos grandes vendedores de humo. Eso y la pátina de complejidad con la que revisten sus afirmaciones acaban doblegando mentalmente al inversor hasta que este delega la gestión de su capital en este tipo de sujetos.

Que se informen. En la mayoría de los casos una estrategia pasiva centrada en una asignación de activos simple puede que sea la mejor opción para el inversor particular. Que lean libros como Los Cuatro Pilares de la Inversión de William Bernstein al respecto. Que traten de minimizar los costes. Los libros de John C. Bogle son muy buenos para ello.

Y para terminar, recomiéndanos algún libro y alguna buena película

 A los libros ya mencionados añadiría cuatro secciones.

Historia financiera:

  • Breve Historia de la Euforia Financiera de John K. Galbraith
  • The Devil Take the Hindmost de Edward Chancellor

Filosofía de Inversión:

  • The Most Important Thing de Howard Marks
  • El Inversor Inteligente de Benjamin Graham

 Psicología:

  • Las Trampas del Deseo de Dan Ariely
  • Pensar Rápido, Pensar Despacio de Daniel Kahneman

Ficción (no precisamente mi fuerte):

  • Rebelión en la Granja y 1984 de George Orwell
  • Puertas de Fuego de Steven Pressfield

Con respecto a las películas me considero un autentico ignorante. Suelo ir a portales  como Filmaffinity o IMDb y confiar en sus notas.